Slide 1 Slide 2 Slide 3 Slide 4 Slide 5 Slide 6 Slide 7

RESTAURACION PINTURA

Nuestro hogar, como el de cualquier otra persona, a veces, puede deteriorarse en algunos espacios si no los protegemos realizando algún tipo de tratamientos apropiados de reestructuración. De hecho, las causas pueden ser varias, aunque frecuentemente se deben a malas edificaciones, mantenimiento inapropiado, deterioro de paredes debido a la humedad, roces, golpes, etcétera. Además, en el mercado actualmente existen múltiples opciones en cuanto a materiales que serán de gran ayuda para reparar las imperfecciones. Justamente, uno de los tratamientos más conocidos que se utilizan en cuestiones de construcción es también la restauración pintura para paredes principalmente pero podemos mencionar otros usos interesantes, como es el caso de los objetos y muebles que se usan para decorar los distintos ambientes del hogar. Sabemos, que la pintura en el tema de recubrir fachadas cumple una función muy importante, ya que cumplen con las exigencias que sugieren los acabados que son parte de los revestimientos. La pintura es el material más económico y fácil de utilizar cuando necesitamos renovar y/o complementar algún trabajo de restauración en una habitación, aunque es importante seguir ciertas pautas que serán determinadas de acuerdo al estado que se encuentre el lugar. La restauración pintura es un método favorecedor de la protección y a la vez contribuye especialmente a la decoración. Por ejemplo, si tuvieses problemas con respecto a la humedad en alguna parte de tu vivienda, ya que en todo caso es lo que suele ocurrir, porque al haber revestido una de las paredes cuya estructuración sea porosa, entonces el recubrimiento tiende a agrietarse pasado un cierto tiempo, lo cual también puede suceder si colocamos cualquier tipo de pintura.

En ese caso, antes de proceder a la restauración pintura nuevamente, deberás quitar todo el excedente de revoque o el esmalte que haya para poder fijarnos primeramente dónde está depositada la filtración y luego repararla con algún sellador o capa de imprimación, pues para que después se puedarestauracion de pintura pintar la misma otra vez al tono que más nos guste. No obstante, existen muchas personas que todavía cometen el error de comenzar con la restauración pintura sin antes haber revisado detalladamente las posibles grietas en las paredes, pues si es así estaríamos realizando doble trabajo desperdiciando material y dinero, porque si las paredes no se encuentran en condiciones normales como debería ser al poco tiempo de pintarlas todo lo aplicado se desprendería con facilidad en un lapso no muy prolongado. Para grietas o marcas pequeñas podemos utilizar una masilla especial que conseguimos en comercios y aplicarla directamente sobre la hendidura, muchas veces el secado es una cuestión de minutos y nos permitirá reparar la imperfección rápidamente restaurando las zonas perfectamente. El mismo procedimiento podemos llevar a cabo cuando se trate de grietas con más profundidad aplicando una masilla de uso universal y que permita rellenar todas las imperfecciones cómodamente. Aunque, para este inconveniente también hay disponibles en los comercios otros productos más eficaces pero su precio ya no es tan económico como lo anterior. Por otro lado, a la hora de trabajar con algún procedimiento específico debemos tener en cuenta al material con trabajaremos, pues no todos requieren de las mismas prioridades. Entonces, si el soporte a restaurar está compuesto por maderas, podemos encontrar parches especiales para tapar grietas del mismo componente y en diversos tonos de acabados.

Lo ideal sería reemplazar la imperfección con un trozo de la misma dimensión a modo de cubrir esa grieta. Mientras que, en el caso de otros materiales más duros como el ladrillo y cemento, tenemos que pensar en conseguir los materiales de igual esencia, la opción más frecuente que se usa es la reparación con resinas a fin de cubrir los agujeros o rajaduras, e incluso se pueden incluir en la compra algunos productos específicos para proteger otros elementos metálicos que puedan haber como complementos. También, existen otros productos como las masillas y bandas para yesos y estructuras de escayola, ya que la mayoría de estas construcciones se realizan en tonos blancos. Asimismo, los colores y los tipos de materiales que disponemos a la hora de realizar una restauración pintura son diversos, porque seguramente encontraremos pinturas acrílicas, plásticas, de látex, vinílicas y las que se preparan en base al agua. La elección de los tonos queda a prioridad de cada uno aunque lo mejor es adecuar el color según el estilo del lugar. Igualmente, hay que tener en cuenta acondicionar apropiadamente el espacio cuando procederemos a la reparación, además deberemos mezclar el producto a usar, ya sea la patina, masillas u otros para luego preparar la pintura y dar una ligera capa cubriendo en toda la superficie. Si es necesario alisamos las imperfecciones con una espátula hasta que la pared quede lo más homogénea posible. Solamente restaría lijar las zonas donde hemos aplicado los rellenos. Para finalizar, limpiaremos la superficie tratada y aplicaremos la capa de pintura. Lógicamente, hay que dejar secar al menos dos horas y después dar una segunda mano. Al trabajar, es necesario contar con los elementos de cuidado tal como guantes de vinilo, proteger al lugar por posibles manchas y salpicadas y por supuesto usar brochas y rodillos especiales.