Slide 1 Slide 2 Slide 3 Slide 4 Slide 5 Slide 6 Slide 7

PINTURA LAQUEADA

La pintura laqueada es un producto muy empleado cuando se hablamos de la restauración, arreglo y cuidado de muebles, los cuales son generalmente de madera pero igual existen otro tipo de elaboraciones disponibles como las superficies de metal, yeso, cerámica, mimbre y  mampostería. Generalmente, se emplean productos en base a sustancias orgánicas o resinosas presentes en la naturaleza. Y una vez extraídas dichas sustancias son llevadas a un proceso de elaboración puesto que son molidas y cocidas, lo que da lugar a lo que conocemos como pintura laqueada. Si tenemos que hablar de la utilización de lacas para algunos fines puntuales respecto a la decoración, es conveniente señalar que este tipo de esmalte sirve para proteger y ornamentar considerablemente a los diferentes materiales a los que damos uso cotidiano, que además nos permitirá obtener con los mismos distintos estilos de acabados igualmente llamativos y resistentes, como pueden ser una terminación sumamente brillante, la cual también al secarse tiende a presentar una apariencia firme en donde no se notará el veteado original de cada material, especialmente en las maderas. Igualmente, la aplicación en general de las lacas está recomendada para todo tipo de muebles, ya que se pueden adecuar perfectamente a las cunas de niños, sillas, mesas, mobiliario de cocina y baños, etc; aunque también son ideales para cualquier otro tratamiento de mobiliario y el resto de las superficies que tengamos en el hogar. Desde luego, que la utilización de pinturas para decorar muebles es importante debido a que este producto permite conseguir mayor aspecto brillante y duración en el tiempo de acuerdo al uso que corresponda.

Lo interesante de estos tratamientos es la perdurabilidad de la pintura laqueada al adherirse en el soporte. Además, debido a la rapidez en que se produce su secado, se puede evitar que se adhieran partículas de polvo presentes en el ambiente durante su aplicación, y con ello lograremos un resultado depintura laqueada acabados sumamente cristalino. Asimismo, las alternativas de acabados pueden ser muchas ya que los colores son infinitos, lo cual es una ventaja, porque tenemos la posibilidad de combinar tanto los muebles como así también el modo de confección en cuanto a superficies de cualquier otro elemento decorativo. De otro modo, la pintura laqueada conforma otra opción más económica en el caso de que uno desee restaurar mobiliario antiguo, porque la mayoría de estos productos y más allá de sus tonalidades nos permiten disimular las imperfecciones estéticas de las superficies en los muebles que ya cuenten con un buen tiempo de uso. En el mercado, son muchas las marcas de lacas adecuadas para cubrir superficies y muebles de interior, porque es ideal para metales tanto como maderas, ya que cuenta con una resistencia muy eficiente y evita que se noten los rayones. Por otro lado, es posible conseguir acabados perfectos en muebles y otras superficies exteriores, tal como sucede con los materiales que necesiten una excelente protección hidrófuga y especialmente sólida. Cabe destacar que las pinturas para laqueado son uno de los tipos de acabados más antiguos que existe y se aplica en cuanto a la construcción y decoración en general, pues se trata de un producto que posee características fundamentales, ya que puede secarse rápidamente, es capaz de proteger adecuadamente y aporta una larga duración. Por cierto, si en algún momento decidieras utilizar una cierta cantidad de pintura laqueada para llevar a cabo algún procedimiento de acabados en los muebles o en otro instrumento de suma importancia, es importante realizar una preparación previamente adecuada con el fin que le vamos a dar.

Antes de pintar, la madera o el material a laquear deben ser lijados y después proceder a comenzar con el trabajo del laqueado. Luego, hay que determinar si utilizaremos una pintura a base de poliuretano, el cual está compuesto por dos componentes principales, contamos así con la laca y el catalizador, que para una correcta aplicación se deben adherir al fondo haciendo uso de pinceles o equipos con compresor y pistola. Al comienzo se le puede dar a la superficie una capa como base de tono transparente, después lijar la misma superficie y volver a aplicar otra pasada de pintura para lograr un espesor adecuado a fin de mantenerse en el tiempo. Pero, es conveniente aplicar una terminación más brillante con algún tipo de sellador para distintos materiales. Para todos estos procedimientos de trabajo, también es recomendable tener en cuenta ciertos puntos respecto a los cuidados del oficio, pues se debe evitar realizar la laqueada cuando el clima se encuentre muy húmedo porque la pintura no se seca, tampoco hay que lijar demasiado a la madera o al metal porque pierden ciertas propiedades naturales, en lo posible al terminar con la tarea de pintar los muebles proceder al sellado y dejar secar para concluir con un proyecto en excelente estado. También, es conveniente utilizar mascara a la hora de pintar porque la mayoría de estos productos contienen sustancias que perjudican la respiración y desechan pintura en forma de polvo impregnando todo lo que está a su paso.