Slide 1 Slide 2 Slide 3 Slide 4 Slide 5 Slide 6 Slide 7

BARNIZ PARA PIEDRA

Generalmente, la piedra es un elemento considerado como uno de los materiales que mayor resistencia presenta en su estado natural y por ello son elegidos en la construcción y, muchas veces, no requieren de un gran trabajo en mantenimiento. De igual modo, es conveniente tratar a este material con barniz para piedra, sobretodo si es que en nuestra vivienda contamos con alguna superficie bonita construida en base a este estilo y empleando derivados del mismo. En este caso, estos productos están muy bien preparados para ejercer una barrera protectora contra la suciedad del ambiente como función principal pero así también puede prolongar la conservación de los acabados aplicados. Consideremos, que las piedras en su gran mayoría son ideales para construir pisos pues esta colocación representa una de las maneras más bonitas de decorar lo que son los suelos en todos los hogares y por lo visto, son muy durables y en el caso optemos por este trabajo seguramente la inversión propuesta valdrá la pena al paso del tiempo. Si tenemos que llevar a cabo en las construcciones de piedras ciertos cuidados que favorezcan su durabilidad, sobre todo se trata de un tipo de pisos con gran nivel de tránsito y además conseguiremos que se puedan conservar adecuadamente y estéticamente muy brillosos estimando una duración importante. Justamente, el barniz para piedra debe estar compuesto por una formula incolora en base a resinas acrílicas especialmente elaboradas con el fin de aportar a las superficies duras una especie de revestimiento en función de proteger a las piedras contra las manchas de humedad en su diferentes tipos y derivados, tal como sucede con la piedra natural, ladrillo, cemento, terrazo, mármol, etcétera.

La finalidad principal consiste en impermeabilizar contra los efectos del agua a todos los diferentes tipos de este material y ante todo líquido derivado de aceites y otros contaminantes ambientales, ya que sus resinas y componentes antiadherentes no permiten que estos permanezcan incrustados en pisos,barniz para piedra paredes, mesadas, muebles y cualquier otra extensión en donde se encuentre presente el principal mineral. También, es importante tener en cuenta que este tipo de barnices son ideales al contar con una capa protectora en base a un filtro ultravioleta que evita la penetración de los rayos solares que a diario puede deteriorar la estructuración si no se aplica al barniz, además gracias a ello podemos preservar por más tiempo su aspecto original y la protección natural, lo cual resulta una solución perfecta tanto para interiores como para exteriores. Asimismo, el barniz para piedra proporciona un leve tono en cuanto al acabado en cualquier superficie lo cual realza la apariencia y permite a la piedra permanecer en un estable estado natural ya que la misma lucirá libre de suciedades, sin marcas de humedad y limpia de sedimentos calcáreos. También, puede entenderse que este tipo de producto para utilizar en los trabajos de barnizado, resulta totalmente eficientes para tratar piedras calizas y areniscas ya estropeadas, las cuales tienen una composición porosa y tienden a mancharse con facilidad si no son cuidadas correctamente. De hecho, todos los tipos de piedras que existen, ya sea que se encuentren aplicados en suelos y paredes como motivo de revestimientos o decoración deben complementos con algún sellador especial como el barniz, y de esta manera se evitar una cierta cantidad de agresiones posibles al material, especialmente las manchas de humedad.

Además, a la hora de precisar el barniz para emplearlo en nuestro hogar es conveniente tener en cuenta que dentro del mercado o en los comercios hay excelentes proveedores de este tipo de productos selladores, los cuales pueden facilitarnos algunas instrucciones para tratar las superficies en forma periódica y concretar un trabajo apropiado en función del estilo de decoración que tengamos en la vivienda. Además, es fundamental considerar que las superficies mayormente texturadas requieren de un mantenimiento y limpieza más frecuente que si se tratara de extensiones lijadas o lisas. Evitemos el derrame de líquidos en el suelo, pero si esto sucede, inmediatamente hay que pasar un paño húmedo para secarlo. Aunque si se trata de paredes como revestimiento, es recomendable siempre tener preparada una aspiradora para pasar en forma periódica, y así estas superficies se mantendrán muy limpias. No se recomiendan utilizar limpiadores en polvo o muy abrasivos, también evitar que otros tipos de ácidos de uso cotidiano se desparramen por los suelos, tales como el vino, vinagre, limón, los cuales son altamente dañinos y decolorantes para todos los tipos de piedras. De todas maneras, las ceras y otros aceites para pulir se deben evitar usar ya que en caso de contacto con los pisos la limpieza de manchas tiene que ser rápida. Para finalizar, consideremos que a la hora de empleo el barniz para piedra es un producto de aplicación muy sencilla, solamente debemos tener en cuenta algunas instrucciones y herramientas adecuadas, la brocha y rodillos son fundamentales, y en todos los casos el soporte tiene que estar completamente libre de suciedad, desengrasado y exento de sustancias adheridas. Es importante aplicar al menos dos capas para conseguir un efecto impermeabilizante mayor, especialmente en zonas a la intemperie.