Slide 1 Slide 2 Slide 3 Slide 4 Slide 5 Slide 6 Slide 7

BARNIZ PARA METAL

La mayoría de los metales se emplean frecuentemente en la construcción porque forman parte los elementos que más abundan en la naturaleza y siendo justamente muy especial es posible que nos favorezcamos con este material en muchos ámbitos de nuestra vida. Precisamente, uno de las diversas cuestiones donde se pueden utilizar es para concretar múltiples ideas de decoración en las viviendas, pues en los últimos años se ha podido convertir en una de las opciones que más beneficios ha dado a los espacios respecto a la estética moderna. Por estas razones, las construcciones en las que se incluye a los metales son sencillas de conseguir en los comercios específicos así como también muchas veces están expuestos a soportar alternaciones ambientales y a consecuencia pueden deteriorarse con mayor facilidad si no se les mantienen y aplican cuidados esenciales. Por eso mismo, el barniz para metal es uno de los productos encargados y mayormente favorece el mantenimiento de este tipo de elementos estéticamente. Consideremos también que se encarga de resguardar al metal aportando una película protectora que lo vuelve más resistente y a su vez sumará a su apariencia estética un brillo especial. Por lo general, estos barnices antióxido son empleados en cualquiera de los objetos y superficies metálicas, como por ejemplo lámparas, rejas, sillas, mesas, perillas, cerraduras, ya que los mismos pueden ser barnizados. Los productos especiales para estos materiales proponen una capa protectora evitando los efectos de la corrosión a la intemperie aumentando su resistencia y apariencia.

Para una mejor protección este tipo de barniz está especialmente compuesto por diferentes antióxidos y en varios colores para opción de cada necesidad de los clientes. Además, es muy común hoy en día que los objetos, muebles y otros cuerpos metálicos se incluyan en la decoración de fabricación caserabarniz para metal como profesional y por eso es necesario contar con algún barniz para metal que soluciones el aspecto estético para ponerlo en práctica y conseguir un aspecto excelente. Por otro lado, podemos dividir a los barnices metálicos en dos grandes grupos de acuerdo al uso y al volumen de antióxidos que contienen como producto, pues entonces, en primer lugar encontramos a los barnices sintéticos que son aquellos preparados a fin de proteger elaboraciones metálicas, maquinarias, estructuras, decoraciones y otros en lugares que puedan aparecer daños de menor importancia como humedad o efecto alguna lluvia. Y por otro lado, el barniz para metal de formula Epoxi, son los que están especialmente elaborados para proteger las zonas extrema agresión tal como es la inmersión al agua de mar y dulce, vapores corrosivos ácidos, compuestos químicos, en trabajos de refinería, químicas, petroleras y otras industrias. El barniz nos sirve para evitar que el óxido en los metales aparezca aunque, a veces, podemos aplicarlo una vez detectado la oxidación para reguardar el material y que esa agresión no siga aumentando utilizando métodos y herramientas esenciales. Los métodos más frecuentes que se utilizan para eliminar las agresiones en los elementos metálicos son el lijado, la limpieza con antióxido, cepillado, y barnizado. Es muy importante tener en cuenta que a la hora de aplicar barniz debe buscarse en las tiendas el que sea más adecuado y favorezca al mantenimiento y tampoco se puede intentar reemplazar un barniz para metal por otro que sea especifico en el caso de otros materiales como por ejemplo la madera.

Esto se debe a muchas razones pero principalmente se puede señalar que los barnices para maderas producen en el metal un color amarillento y con el tiempo tienden a desmembrarse la película protectora, además de que contienen compuestos especiales para madera. Justamente, el barniz para metal necesita fundamentalmente una formula que esté compuesta por resinas anticorrosivas y oxidantes para resguardar de la mejor forma al metal. De todas maneras, cuando decidamos emplear cualquiera de los tipos de barnices que conseguimos comúnmente en los comercios de construcción o pinturerías, debemos tener en cuenta que a la hora de aplicar el barniz en un metal nuevo oxidado hay que eliminar la suciedad y el aceite de protección que pueda presentar con un producto desengrasante, realizar un lavado con solventes, luego aplicar un desoxidante siguiendo las recomendaciones de fábrica y después de dejar secar se encontrará listo para recibir el barniz adquirido. Para el caso de los metales nuevos que estén oxidados, el proceso a seguir consiste en quitar el óxido presente con diferentes métodos que nos pueda recomendar especialista, y una vez concluido con este tratamiento proceder a aplicar la primera mano de barniz antióxido. Y en el caso de los metales oxidados y pintados lo correcto es remover la pintura existente con alguna herramienta de calor y eliminar el oxido lijando, después aplicar el barniz adecuado y volver a pintar la zona para concluir con el trabajo. Generalmente, el barniz para metal es incoloro, pero de todas formas puede llegar a destacar la estética de cualquier objeto o superficie donde se lo aplique destacando el brillo del grupo de los metales tales como el bronce, acero, plata, cobre, etcétera.