Slide 1 Slide 2 Slide 3 Slide 4 Slide 5 Slide 6 Slide 7

LIMPIEZA DEL MARMOL

El mármol es un material popularmente conocido por diversas particularidades entre las cuales la elegancia está siempre presente en cuestiones de construcción y decoración de espacios interiores como exteriores. Sin embargo, al tratarse de un elemento compuesto por partículas muy delicadas y porosas es más propenso a impregnarse más fácilmente con manchas y otras suciedades y por eso necesita de un mantenimiento adecuado para conservarse con un excelente aspecto y perdure en el tiempo. En estas cuestiones lo ideal es actuar rápidamente, por lo que la limpieza del mármol debe realizarse preferentemente a diario aplicando diferentes técnicas y métodos que ayuden a mejorar el aspecto del este material tan noble que se encuentra en revestimientos y otros áreas de uso cotidiano. Por lo general, el método que se utiliza habitualmente es la combinación de agua y jabón, lo que resulta realmente efectivo si por ejemplo tenemos que quitar manchas fuertes de vino o café, lo haremos con la ayuda de un paño humedecido frotando por la zona por unos minutos hasta notar que la mancha haya desaparecido, pero en el caso de que esto no sea favorable se puede probar aplicando otras formas utilizando productos concretos. Por otro lado, el mármol puede tornarse más oscuro y amarillento por lo que es recomendable en ese caso utilizar otra alternativa como la de pasar por la superficie a limpiar una esponja mojada o un cepillo en agua y vinagre o limón. No obstante, debes tener cierto cuidado a la hora de usarlos porque estas sustancias tienen compuestos corrosivos y los dejamos actuar por más tiempo del que se indica porque puede llegar hasta impregnarse en la piedra arruinando su apariencia por completo.

Con respecto a la limpieza del mármol de color blanco, ciertas personas recomiendan utiliza agua oxigenada mezclada con una taza de limón, lo cual se debe aplicar por toda la superficie con una esponja humedecida. Dejar actuar y luego se enjuagará el mármol con abundante agua fría y se secará con unlimpieza del marmol paño de algodón. Y para complementar la tarea puedes aplicar algún producto para lustrar y darle brillo que bien puede ser cera. Por otra parte, existe el mármol de color en donde resaltan normalmente las líneas y vetas con las que cuentan y para referirnos a la limpieza de estos es necesario usar un producto removedor como detergente líquido y luego aplicarles una cera especial. Como podemos notar, existen muchas opciones de limpiar el mármol de manera casera, y es importante destacar que estas son más sencillas y económicas de llevar a cabo ya que podemos utilizar elementos de la casa o conseguirlos sin gastar demasiado dinero, además aquellos productos químicos especiales para el cepillado los encontramos en cualquier tienda de la ciudad, no es necesario recorrer mucho ni tampoco suelen ser muy costosos y en la mayoría de los casos obtendremos muy buenos resultados. De todas maneras, hay que tomar precauciones para no tener que llegar a este punto, y especialmente si hablamos de la limpieza en las encimeras de cocinas, lo ideal sería limpiar la mesada cada vez que uno la utilice que suele ser cotidianamente, lo más común es pasar un paño húmedo por que tengamos en cuenta que cada líquido derramado sobre este tipo de superficies planas y son capaces de traspasar al mármol con muchísima rapidez.

El mismo procedimiento se puede realizar en el caso de las manchas de grasa, cuando derramamos aceite o bien debido a cualquier otro elemento a la hora de preparar los alimentos de cocina. Por supuesto, que es especialmente recomendable que las manchas más difíciles del mármol se quiten lo más rápido posible, ya que cuanto más tardemos en hacer una limpieza corremos el riesgo de que el material se deteriore más fácilmente. En otro orden de cosas, es necesario tener en cuenta que el mármol una vez limpio requiere de algunas medidas en cuanto a cuidados e higiene que debemos aplicar si queremos mantener al material en un estado adecuado el mayor tiempo posible. Por lo tanto, para conservar las superficies de mármol los especialistas recomiendan que eliminemos a diario el polvo de los pisos como también de los muebles; además siempre es preferible limpiar todas las superficies que tenemos antes de tener que preocuparnos por quitar las manchas difíciles, para eso podemos utilizar frecuentemente una mezcla de agua y jabón, luego enjuagar y secar toda la extensión, pero también podemos optar alguna vez por usar limón o vinagre para evitar que las pequeñas manchas se tornen más oscuras y así mantenerlo con el brillo natural muy característico de este tipo de material. Realmente, la limpieza del mármol no requiere de un gran trabajo después de todo ya que los materiales que podemos emplear los conseguimos fácilmente en las tiendas de artículos o aplicar productos que tengamos en casa, no necesariamente debemos ponernos en gastos porque cualquier método casero nos resultará beneficioso y al final de la tarea seguramente quedaremos conformes.