Slide 1 Slide 2 Slide 3 Slide 4 Slide 5 Slide 6 Slide 7

ILUMINACION DE LA VIA PUBLICA

La iluminación de la vía pública es un elemento fundamental para garantizar la seguridad de los ciudadanos. Por la noche la mayoría de las calles se convierten en lugares siniestros sin iluminación, por lo cual la misma resulta fundamental para que estos lugares sean transitables. A la hora de iluminar la vía pública por lo general se utilizan grandes lámparas colocadas en los postes que nos dan la posibilidad de iluminar una superficie muy amplia debido a su altura. Para reducir el consumo energético muchas veces se utilizan lámparas halógenas o de bajo consumo. Más allá de esto iluminación de la vía pública es un gasto significativo para toda la población como podemos ver reflejado en nuestras facturas mensuales. Hoy en día existen posibilidades no tradicionales para la iluminación de la vía pública como son los paneles solares. ¿En qué consiste este método? Aquí tenemos postes con lámparas, las cuales funcionan utilizando energía fotovoltaica producida a través de paneles solares. Por lo general los paneles solares también se encuentran ubicados a bastante altura, por lo cual en el día tienen una gran exposición al sol y producen mucha energía. Junto a los paneles solares encontramos una parte muy importante del sistema que es la batería. Aquí se almacena la energía producida a partir del sol. Lógicamente la producción energética se realiza durante el día y la utilización de la misma durante la noche. Por esta razón tenemos que encontrar un lugar donde almacenarla hasta necesitarla. Muchas veces también ocurre que si la producción energética fue mayor que el consumo que por lo general realizamos de la misma, la batería resulta muy útil para guardar este exceso. Con la utilización de paneles solares para la iluminación de la vía pública tenemos otro beneficio muchas veces pasado por alto.

Este medio de obtener energía no depende de la corriente eléctrica tradicional, por lo cual no se verá afectado el suministro de luz en caso de tormentas o de interrupciones en el servicio tradicional. Las tormentas suelen ser momentos donde es relativamente fácil quedarse sin luz en la calle. Estas condicionesiluminacion de la via publica aumentan los riesgos de robos o accidentes debido a no poder divisar otros autos. En el caso de la iluminación de la vía pública a través de paneles solares ninguno de estos será un problema. A la hora de iluminar la vía pública, más allá de la fuente energética que utilicemos para realizar esto también será importante pensar en la distribución de los faroles. Para una buena iluminación será importante tener por lo menos un farol cada 50 metros de ambos lados de la acera. Uno cada cien metros puede resulta insuficiente y puede llegar demasiado poco, quedando áreas de la cuadra bastante oscuras. También será importante considerar si existe o no vegetación en las aceras. La existencia de vegetación en la acera, en especial de grandes árboles, nos lleva a tener que poner focos más potentes de lo que normalmente utilizaríamos. Esto se debe a que los árboles muy tupidos pueden llegar a bloquear la luz, y ciertas partes de la cuadra pueden llegar a quedar muy oscuras si la luz no llega hacia ellas. Por esta razón es fundamental que los árboles no crezcan en desmedida y que si hablamos de una zona con mucha vegetación la iluminación de la cuadra sea reforzada. Muchas veces los vecinos consideran que la iluminación provista por la municipalidad o las autoridades resulta bastante escasa.

Por eso muchas veces se añaden faroles en la calle. Debido a que el consumo energético que los mismos realizan añadirá a la cuenta de la luz será importante programar estos faroles. La programación es aquello que indica a que hora deberán encenderse y a qué hora apagarse. Lógicamente en invierno se encenderán e horas de la tarde relativamente temprano y se apagarán medianamente tarde en la mañana. El consumo energético en estos meses será bastante importante, sin embargo cuando llega el verano tendremos la necesidad de regular el horario, debido a que hay más horas de luz y necesitaremos menos de los focos. Regular el horario de los mismos es fundamental para realizar cierto ahorro a nivel energético. En relación a las luminarias utilizadas es importante que las mismas tengan una carcasa resistente de manera de poder resistir los embates climáticos como por ejemplo las tormentas de granizo. Si el farol es muy débil y se rompe fácilmente podrá poner en peligro todo el sistema, y en días de lluvia nos encontraremos con la posibilidad de un cortocircuito. Por esta razón tendremos que asegurarnos de la calidad de las luminarias antes de colocarlas. Como dijimos anteriormente la iluminación de la vía pública es ante todo un tema de seguridad, lo cual amerita dedicarle el tiempo suficiente de manera de poder montar un sistema eficiente, medianamente económico pero más que todo confiable.