Slide 1 Slide 2 Slide 3 Slide 4 Slide 5 Slide 6 Slide 7

NIVELAR CONTRAPISO

El contrapiso es la primera capa que se realiza en contacto con la tierra en una construcción. La función del contrapiso es brindar aislación térmica y acústica así como hacer desagotar el agua a través de su pendiente. La correcta nivelación del suelo asegurará una mejor base para un contrapiso nivelado y también hará que las capas superiores (como la carpeta y el piso) sean colocadas de manera correcta. Pero, ¿cómo nivelar el suelo para colocar el contrapiso? A continuación daremos algunos consejos para preparar la nivelación correcta para poder aplicar el contrapiso sobre una superficie homogénea y resistente. Uno de los primeros puntos a tener en cuenta es que habrá que remover la capa superior del suelo. Esto es fundamental debido a que la compactación del suelo tiene que realizarse sobre una superficie libre de raíces y de elementos orgánicos. También habrá que evitar los suelos expansivos como arcillas. Si no queda más opción que construir sobre este suelo, el mismo deberá ser tratado con arena o cal para garantizar su consistencia. Solo tras esto podrá ser este tipo de suelo compactado. Muchas veces antes de aplicar el contrapiso se utiliza una capa de polietileno de aproximadamente 200 micrones con el fin de aislar la humedad del suelo. En realidad la utilización de esta capa se encuentra sobrerrecomendada y tendría que evitarse debido a que puede llevar a fisuración por alabeo y podría retardar también las operaciones de terminación. Otro punto importante será poder humedecer la base antes de la colocación del hormigón. De esta manera evitamos la formación de charcos.

Una vez que hemos compactado el terreno de forma de nivelar el terreno para el contrapiso, luego vendrá la construcción del mismo. Por lo general esta estructura tiene entre 15 y 20cm de espesor. El mínimo espesor posible es de 12cm, el cual puede ser viable solamente si el contrapiso no se encuentra enivelar contrapiso contacto directo con la tierra. Cuanta más cercanía a la tierra mayor será el espesor del contrapiso. También tendremos que tener en cuenta que la separación de las juntas no podrá ser mayor a 4 o 5 centímetros. En la construcción de contrapiso se suelen utilizar mallas de acero para el control de fisuración, sin embargo las mismas no afectan la capacidad de carga del contrapiso y son efectivas en la mitad superior del piso. Si queremos ubicar esta malla tendremos que apoyarla de forma que quede separada de la base ayudándonos con trozos de hormigón. Será importante evitar la colocación de la malla directamente sobre la base. Muchas veces se la coloca y luego se cuela el hormigón llevándola a su posición, sin embargo esto no es efectivo y reducirá la eficacia de las mallas antifisuras. Una vez terminado este proceso y tras aplicar la mezcla del contrapiso, tendremos que tener en cuenta que el mismo quede nivelado y con una terminación suave. Si el contrapiso no se encuentra nivelado, la construcción de la carpeta será dificultosa. Por lo general los albañiles utilizan espátulas de forma de mantener la superficie del contrapiso lo más lisa posible, sin embargo en algunos casos ocurren problemas en la construcción de esta estructura y necesitamos de materiales que nos ayuden a nivelar. Muchas veces se utiliza una base cementosa para parchear o nivelar el contrapiso. La base cementosa para nivel contrapisos tiene la ventaja de secar rápido, pudiendo pisar rápido, una o dos horas después de la aplicación del producto. Más allá de poder acudir a productos como el mencionado anteriormente para nivelar contrapisos, es importante que el proceso de aplicación de la mezcla sea llevado a cabo de manera correcta y que el tiempo de secado sea respetado.

Muchas veces las imperfecciones en el contrapiso ocurren porque la superficie se pisa antes de lo estipulado, o porque se realizan trabajos cerca de ella, afectando su estructura. Por esta razón lo mejor es que tras haber aplicado la mezcla y haber realizado el proceso de trabajo del material, la zona donde se aplicó el contrapiso quede restringida de manera de garantizar el mejor secado posible del material. Luego de esto si todavía tenemos imperfecciones podremos acudir a las bases cementosas de manera de corregir el problema. Debido a que el hormigón es un material muy fuerte y duro, y el principal utilizado en la construcción de contrapisos, siempre es mejor corregir las imperfecciones y a alisar el contrapiso en una etapa temprana de la construcción. Si levantamos piso y carpeta para arreglar y nivel contrapiso después de años de su construcción encontraremos que esta tarea es realmente difícil y más costosa. Si el daño y el desnivel del contrapiso es mucho tras largos años quizá convenga realizar la construcción del contrapiso desde cero. Como vemos, aunque la nivelación de un contrapiso implica un trabajo, esta es un punto básico para poder evitar problemas con la carpeta y el piso, y obtener una buena base en cada uno de los ambientes del hogar.