Slide 1 Slide 2 Slide 3 Slide 4 Slide 5 Slide 6 Slide 7

CONTRAPISO DE CASCOTE

El cascote es un elemento fundamental de la mezcla que nos dará como terminado un contrapiso. Por lo general el cascote forma parte de lo que se denomina agregado grueso. Esta es una mezcla de materiales consistentes que se añaden al hormigón con el fin de hacer la mezcla más resistente. El contrapiso consiste en una mezcla que lleva tradicionalmente el mencionado hormigón, así como el cascote como agregado grueso y también arena o cal como agregado fino. Es fundamental que toda esta mezcla sea unida con agua por lo cual este es un elemento infaltable en la mezcla. El agua es un elemento de cuidado, debido a que si la misma es demasiada, la mezcla puede llegar a quedar demasiado inconsistente. Por esta razón lo mejor es agregar agua de a poco e ir controlando la evolución de la mezcla. ¿Pero cómo se aplica el cascote para armar el contrapiso? Por lo general lo mejor será añadir el cascote picado. De esta forma se obtiene una mezcla espesa y homogénea. Si en cambio incorporamos grandes pedazos de cascote, lograr la homogeneidad de la mezcla será algo claramente más difícil. El picado del cascote se puede hacer a mano, sin embargo si estamos hablando de un gran contrapiso lo mejor será realizar el picado con la ayuda de maquinarias que puedan ahorrarnos tiempo. Muchas personas se preguntan de donde podemos sacar el cascote para la mezcla. En el caso de estar llevando a cabo la renovación del contrapiso de un ambiente particular dentro de nuestra casa podemos optar por utilizar el contrapiso anterior como cascote. Más allá del ahorro que podamos hacer a través de esto lo mejor será que no tendremos que transportar este material de un lugar a otro. El transporte de cascote en el caso donde tengamos que comprarlo será un desafío.

Aunque este no es un elemento frágil si puede llegar a tener un peso considerable, por lo cual necesitaremos un vehículo apto para su transporte. De esta forma al costo del cascote en sí tendremos que añadirle el costo de llevarlo desde el lugar donde lo conseguimos al lugar donde se llevará a cabo la mezclacontrapiso de cascote que formará el contrapiso. Debido a que la formación de un contrapiso de cascote requiere de una mezcla con otros elementos, aquí será importante tener en cuenta la dosificación. Esto quiere decir cuántas partes de cada elemento se utilizarán y en qué proporción para lograr la mezcla correcta. Esto dependerá del tipo de contrapiso que se quiera lograr y de los materiales que se utilicen. También es importante pensar en el orden en el que se mezclarán los elementos. Por lo general primero se realiza la mezcla entre el cemento, la arena y la cal. Una vez que tenemos una pasta homogénea formada a través de estos elementos. Una vez que tenemos esta pasta ahí agregaremos los cascotes con su correspondiente polvillo y mezclaremos un poco más. El polvillo perteneciente al cascote espesa la mezcla y le da una buena consistencia al contrapiso, por lo cual nunca debemos desecharlo. Por último a esta mezcla tendremos que agregarle agua hasta que el preparado quede a punto. Hay que tener en cuenta que este proceso puede llegar a llevar un tiempo, y no es fácil obtiene runa buena mezcla si actuamos rápido y queremos sacarnos de encima este proceso.  Volviendo a la dosificación tenemos que indicar que por lo general ella se indica en proporción, por ejemplo 2:1 (dos partes a una). Cuando se dice partes muchas veces los usuarios se cuestionan de qué medida se está hablando, por ejemplo cuando se dice “dos partes de arena” Por lo general las partes se miden en baldes.

Por lo cual la señal arena-cascotes (2:1) significará dos partes o baldes de cascotes por cada parte de arena. Debido a que el cascote es agregado grueso, tendremos que pensar que a mayor número de cascote, más fuerte será la mezcla del contrapiso. El contrapiso tiene que ser fuerte y resistente, pero también flexible debido a que tiene que dejar pasar las ondas y las vibraciones a través del suelo. Por esta razón la cantidad de cascote tendrá que estar graduada. Aunque la dosificación no es algo completamente reglado por lo general se utilizan ciertos parámetros siempre iguales para construirlo. Aquellos muy experimentados en realizar estas mezclas pueden ir variando para encontrar la fórmula perfecta y observar pequeñas variaciones en la práctica. Sin embargo lo ideal es que si usted recién empieza a armar contrapisos utilice elementos y una dosificación comprobados. Como vemos el cascote es un elemento básico del agregado grueso para un contrapiso duro y fuerte. Además de ser un elemento consistente, por lo general es barato o gratis, debido a que podemos obtenerlo de construcciones previas, por lo cual no significará un agregado al presupuesto para instalar contrapisos nuevos.